❮ Volver a Perspectivas

Puerto Rico allana el camino para los innovadores


Published:
4 de enero de 2022

Publicado originalmente en la edición de enero de 2022 de Chief Executive.

John Biagas, director ejecutivo de Bay Electric Company
John Biagas, director ejecutivo de Bay Electric Company, dice: "Como nuestra empresa se ha concentrado en la energía solar y el almacenamiento de energía, Puerto Rico fue la elección obvia, y los beneficios para las exportaciones también son un gran incentivo".

Desde 1997, John Biagas, director ejecutivo de Bay Electric Company, ha dirigido la empresa de servicios eléctricos e ingeniería desde su sede en Newport News, Virginia. Sin embargo, durante el año pasado, él y su esposa comenzaron a pensar en un cambio. No querían dejar de dirigir la empresa, solo querían hacerlo desde otro lugar.

Se enteró de la posibilidad de mudarse a Puerto Rico a través de un colega de la Organización de Jóvenes Presidentes que había estado capacitando aprendices en Puerto Rico y enseñándoles el oficio de construcción naval. "Y luego se lleva a esos trabajadores y los envía de regreso al continente para realizar trabajos de reparación de barcos".

Cuando Biagas consideró la isla como un posible nuevo hogar, se dio cuenta de que podría ser el momento perfecto: como parte de un acuerdo de reestructuración posterior al huracán María, Puerto Rico está utilizando $80 mil millones de dólares federales para una renovación de la infraestructura. "La infraestructura electrónica [sic] aquí necesita muchas mejoras y eso se ajusta a nuestro tipo de trabajo central que hacemos en toda la costa este", dice. "También hacemos muchas estaciones de carga de baterías, y con el cambio generacional a los vehículos eléctricos [sic], se actualizarán y adaptarán; es una muy buena opción para nosotros".

Biagas no está solo. Un número cada vez mayor de empresas están descubriendo, para su sorpresa, que el territorio estadounidense ubicado en el Caribe tiene mucho más a su favor que solo hermosas playas y un clima templado. Para empezar, el acceso a los mejores talentos es un secreto bien guardado: Puerto Rico cuenta con la segunda concentración más grande de mujeres ingenieras en el país y la sexta concentración más grande de trabajadores de STEM del mundo, además de 88 universidades, incluida la Universidad de Puerto Rico-Mayagüez, que es el principal productor de científicos e ingenieros de la NASA.

Cartera Sólida para Talentos

La mayoría de las universidades de la isla tienen una larga historia de asociación con las industrias aeroespacial y farmacéutica, dice Rodrick Miller, director ejecutivo de Invest Puerto Rico, la organización de desarrollo económico de la isla. Él dice: "[Ellos] entienden que tienen que trabajar mano a mano con la industria en términos de cómo diseñan sus programas y el nivel de preparación de sus estudiantes y cuáles son las competencias que los estudiantes deben tener para prosperar en el mundo". "Por lo tanto, esas asociaciones son profundas y amplias". La isla es actualmente el mayor exportador de productos biofarmacéuticos en los EE. UU. y el quinto centro de manufactura farmacéutica más grande del mundo por volumen; también alberga más de 80 instalaciones de manufactura operadas por algunos de los fabricantes de medicamentos más grandes, incluidos Amgen, Johnson & Johnson, Medtronic, Becton Dickinson y GlaxoSmithKline, entre otros fabricantes a gran escala.

Con los costos laborales más bajos de cualquier región bajo la jurisdicción de los EE. UU. y una tasa de desempleo que es de dos a tres veces mayor que en los EE. UU. continentales, Puerto Rico ofrece un grupo de talentos envidiable para las empresas que han estado plagadas de escasez de habilidades y alta rotación. "Aquí hay un poco de mano de obra cautiva", dice Biagas, que actualmente emplea a 40, pero espera que esto aumente en el futuro cercano. También está trabajando en una posible formación y capacitación en San José para enseñar el trabajo solar y capacitarlos en algunas de las tecnologías solares más nuevas. "Si nos aseguramos de que la gente esté feliz aquí y les damos un gran trabajo y una gran oportunidad, las cosas mejorarán". La cultura de la isla, que se trata de "trabajar duro y tratar de salir adelante", también ha sido una buena opción para Bay Electric.

Biagas agrega que el 2019 Código de Incentivos de Puerto Rico también fue un gran atractivo. La Ley 60, como se la conoce, promueve el crecimiento económico a través de la inversión, la innovación y la creación de empleos, y ofrece una serie de beneficios fiscales a las empresas que exportan bienes o servicios fuera de Puerto Rico, incluido una tasa impositiva corporativa del 4 por ciento y hasta 50 por ciento de devolución en créditos contributivos negociables sobre gastos de investigación y desarrollo. (Como otra ventaja, las personas que se mudan y viven en la isla más de la mitad del año pueden disfrutar del 0 por ciento de impuestos sobre la renta personal sobre dividendos y ganancias netas de capital).

"Tenemos los incentivos más agresivos en los EE. UU., con creces", dice Miller. Biagas, por su parte, estima que su tasa impositiva corporativa actual rondaría el 50 por ciento en el continente. "Y para nosotros, la gran ventaja de la tasa del 4 por ciento es que nos permitirá reinvertir enormemente en nuestra empresa".

Pero si bien las empresas pueden venir debido a los incentivos, "no es ese el motivo por el que se quedan", dice. "Se quedan debido al valor".

La Propuesta de Valor

Para el valor real, Miller apunta a las altas tasas de lealtad de los trabajadores, con una tasa de rotación promedio de entre el 2 y 3 por ciento. Señala que días después del huracán María, que devastó el noreste del Caribe en septiembre de 2017, "la gente volvió al trabajo. Incluso si sus hogares ya no estaban allí, si no habían resuelto su situación personal, volvían al trabajo porque aquí las personas están contentas de tener trabajo y son leales a sus empresas".

Miller dice que, desde que comenzó la pandemia, y particularmente desde que comenzó la Gran Renuncia en los Estados Unidos, se ha visto inundado con consultas de empleadores del continente desesperados por conseguir empleados que estén ansiosos por trabajar y contribuir. "Literalmente, todas las semanas me bombardeaban con currículums de personas aleatorias de todo el mundo y, por otro lado, empresas que decían: 'sí, sé que su trabajo es traer empresas a la isla, pero ¿podemos encontrar a los trabajadores que necesitamos?" Entonces, el equipo de Miller creó un grupo de LinkedIn enfocado específicamente en hacer esas conexiones.

También se vieron inundados con solicitudes de inversionistas potenciales en busca de oportunidades, impulsados en parte por el hecho de que alrededor del 98 por ciento de Puerto Rico se considera una Zona de Oportunidad. "Pero como organización, no teníamos una cartera de empresas o proyectos en los que invertir, porque nos enfocamos en traer empresas de afuera y esas empresas trajeron inversiones con ellas", dice Miller.

Entonces, su equipo desarrolló una plataforma para conectar los dólares de los inversionistas con proyectos en Puerto Rico. El centro, conocido como Impeller, permite a las empresas publicar oportunidades, el tipo de capital que buscan, los rendimientos esperados, etc. "Llevamos tres meses y tenemos más de 600 personas en el sitio y 22 proyectos en vivo, y alrededor de 50 más interesados en unirse a corto plazo".

¿Las empresas preguntan sobre los huracanes? "Todo el tiempo", dice Miller. Pero se apresura a señalar que esto no es diferente de los riesgos ambientales que enfrentan otros lugares a los que emigran las empresas: los huracanes del noreste y Florida, los incendios forestales en California, los tornados en el medio oeste. "Como sabemos, ningún lugar es inmune al riesgo, ya sea de fuerza mayor o provocado por el hombre", dice. "Pero en Puerto Rico no hay un mayor porcentaje o una mayor concentración de desastres naturales que en cualquier otro lugar del país".

Sin embargo, Puerto Rico tiene una ventaja: "Debido a nuestra historia, hemos construido un entorno muy resistente. La arquitectura se construyó para resistir la temporada de huracanes y, por lo general, no tenemos problemas importantes fuera de las experiencias únicas de los huracanes María e Irma. "Después de esas tormentas, agrega Miller, la mayoría de las operaciones de manufactura farmacéutica de la isla volvieron a funcionar en dos días, pero la FDA y otros reguladores no pudieron llegar a la isla para validar el rendimiento".

Otra ventaja son las temperaturas cercanas a los 80 durante todo el año. "Sí, no quería alardear de eso" dice Biagas. "Pero es fabuloso".

¿Alguna Pregunta?
Cuente con Invest Puerto Rico para ayudarlo a que su emprendimiento comercial en Puerto Rico se haga realidad de manera exitosa.